¿Qué es el Alzhéimer?

El Alzheimer es la causa más frecuente de demencia. Es una enfermedad que genera un deterioro cognitivo importante, caracterizado por la pérdida de memoria, alteraciones en el lenguaje, pérdida del sentido de la orientación y dificultades para la planificación de tareas o la resolución de problemas.

Este deterioro suele acompañarse por cambios en la personalidad y el comportamiento. La capacidad de la persona para ser autónoma y llevar a cabo las actividades de la vida diaria va apagándose, de modo que en las fases más avanzadas necesitará ayuda y cuidados durante la mayor parte del día.

La evolución de la enfermedad de Alzheimer puede dividirse en tres fases: leve, moderada y severa. Estas fases presentan como síntomas:

Fase leve

  • Pérdida moderada de la memoria.
  • Dificultad para encontrar las palabras adecuadas para expresarse.
  • Dificultades en relación con el tiempo.
  • Desorientación geográfica.
  • Dificultad para resolver problemas.
  • Depresión.

Fase moderada

  • Pérdida severa de la memoria.
  • Pérdida de la facultad de expresión hablada.
  • Desorientación en tiempo y lugar.
  • Dificultad con el razonamiento.
  • Cambios de comportamiento y personalidad.

Fase severa

  • Pérdida severa de la memoria.
  • Palabras inadecuadas.
  • Incapacidad para tomar decisiones o resolver problemas.
  • Postura rígida y doblada.
  • Incontinencia.

¿Qué es el deterioro cognitivo ligero (DCL)?

El DCL es un proceso degenerativo que precede a la demencia, cuyo déficit principal es de memoria y donde el resto de las funciones cognitivas pueden permanecer estables.

Síntomas

  • a) Quejas de memoria (preferiblemente corroboradas por un informador)
  • b) Deterioro de la memoria ajustada por edad y nivel educativo
  • c) Evidencia de cambios cognitivos en comparación con un nivel anterior de funcionamiento
  • d) Alteraciones en una o más de las funciones cognitivas
  • e) Alteraciones sutiles en el funcionamiento de la vida diaria que no requieren de asistencia y supervisión externa y que permiten a la persona mantener una vida social y laboral independiente

Para el diagnóstico del DCL es importante contar con la información proporcionada en la historia clínica, tener en cuenta la opinión de los familiares del afectado, los datos de la evaluación neuropsicológica, y las neuroimágenes. Basándose en todos estos datos, el profesional puede comprobar que el deterioro cognitivo no es fruto del envejecimiento normal pero que tampoco cumple los criterios de demencia de modo que puede clasificar a la persona como DCL.

¿Qué es la Demencia?

Si bien no existe una absoluta unanimidad a la hora de definir el concepto de demencia, se podría decir que una definición aceptable sería la de un complejo sintomático del cual existen múltiples causas, conformando un problema de salud cuyo órgano diana es el cerebro, que, de forma progresiva y crónica, provoca la disminución global de las funciones cognitivas incapacitando funcionalmente a la persona. Dichos cambios suelen acompañarse de alteraciones en el carácter, en la conducta y en la personalidad de quien la padece, provocando de este modo una alteración de su vida social, laboral y cotidiana, interfiriendo en las relaciones con su entorno próximo. Asimismo, la gravedad clínica y la complejidad de las necesidades y demandas vendrán marcadas por la dependencia.

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información